Tres propuestas para solucionar la crisis fiscal de Costa Rica

Publicado por en May 30, 2018 en Documento para discusión, IDEAS en Acción, Reforma Fiscal, REGUlabs | 0 comentarios

Tres propuestas para solucionar la crisis fiscal de Costa Rica

San José, Costa Rica, 30 de mayo de 2018 – No me cabe la menor duda de que el Presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada (2018-2022) fracasaría si intentara aprobar, por la fuerza, un “paquetazo de impuestos”. Durante las últimas dos décadas, ya fracasaron los intentos por aprobar, a la fuerza y sin discusión, los “paquetazos de impuestos” impulsados por los expresidentes de la República Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002), Abel Pacheco (2002-2006), Óscar Arias (2006-2010), Laura Chinchilla (2010-2014) y Luis Guillermo Solís (2014-2018).

En el texto del prefacio del estudio “La Reforma Tributaria pendiente en Costa Rica: Consideraciones para el diseño del Sistema Tributario”, publicado en su versión definitiva por la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE), en el 2011, y publicado en su versión original en la Revista de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, en el 2009, se explicaba la necesidad de desechar el proyecto original de reforma fiscal impulsado, en ese entonces, por el Gobierno de Laura Chinchilla para dar paso a una reforma fiscal integral y profunda para garantizar la sostenibilidad de sus finanzas públicas. Y se agregaba que:

“Esto demanda, por supuesto, una discusión abierta, técnica y seria de las alternativas que existen para abordar los problemas actuales relacionados con el presupuesto, el financiamiento, la asignación, la ejecución y el control del gasto público. Este artículo busca contribuir a poner sobre la mesa elementos que no pueden continuar siendo ignorados a la hora de discutir la reforma tributaria pendiente en Costa Rica.”

 

 

Hacia el final del documento, sección 7 (p.48), se presenta un conjunto de “Consideraciones para el diseño del sistema tributario”, que continúan vigentes y que, no pueden continuar siendo ignoradas, si, como sociedad, estamos decididos a avanzar hacia una solución definitiva para la grave crisis fiscal que enfrentamos:

A. A pesar de que se han impulsado reformas ambiciosas, los resultados siempre han sido el fracaso o, en el mejor de los casos, cambios marginales (no necesariamente mejoras) a impuestos existentes.

B. El gobierno actual (2006-2010) abandonó la meta de realizar una reforma profunda de la estructura tributaria.

C. Se debe estar dispuesto a renunciar al ingreso proveniente de viejos derechos fiscales especialmente aquellos irracionales, onerosos e inconvenientes— para dar paso a un sistema tributario moderno más simple, justo, que genere ingresos suficientes y que realmente promueva el crecimiento económico.

D. Es fundamental que el gobierno haga pública, para discusión y análisis, la información referente a los proyectos de reforma tributaria.

E. La necesidad de adoptar una visión integral del desarrollo se ha hecho evidente al observar resultados muy poco alentadores que la implementación de políticas públicas unidimensionales han tenido en distintos países.           

F. La principal fuente de financiamiento para el desarrollo continuará siendo los recursos nacionales.

G. Enfrentamos el reto de crecer a un ritmo considerablemente superior para ser capaces de cumplir con los objetivos de desarrollo del Milenio.

H. La estabilidad macroeconómica es necesaria, pero no suficiente, para garantizar el crecimiento económico.

I. El crecimiento económico y los aumentos en la productividad nacional dependen de la capacidad de sus empresarios para innovar.

J. La calidad del ambiente de negocios y las instituciones locales, incluyendo el sistema tributario, potencian o restringen la capacidad de crecer.

K. No existen recetas mágicas que expliquen cómo diseñar un sistema tributario justo, eso no es factible ni en la teoría ni en la práctica.

L. Existen múltiples criterios para evaluar si un sistema tributario es “bueno”. (La carga tributaria no es el único).

M. No existe tal cosa como la agregación de preferencias individuales en una colectividad, como los costarricenses.

N. Debe considerarse prioritaria la educación política y la participación ciudadana en la toma de decisiones, incluyendo decisiones acerca de cómo asignar los recursos escasos de la sociedad.

O. La opinión de un ciudadano no puede ser reemplazada por un simple supuesto o la opinión de un experto.

P. Los ciudadanos deben tomar decisiones que influyen directamente en el diseño de políticas tributarias como: i) preferencias por el tamaño del Estado, ii) definición del rol que el Estado debe jugar, iii) los procesos para la definición de prioridades nacionales y iv) definición de términos críticos como justicia, igualdad y libertad.

Q. No se requiere de progresividad en el cobro de impuestos para lograr una meta de distribución del ingreso. Eso se puede lograr por la vía del gasto público.

R. El sistema tributario costarricense vigente es percibido como cleptocrático.

S. Incrementar la carga tributaria no debe considerarse un objetivo en sí mismo.

T. Existe una fuerte tendencia internacional por reducir las tasas impositivas sobre la renta corporativa. Varios países, también, han impulsado simplificaciones al proceso de pago de impuestos, revisiones al código tributario, la eliminación de impuestos y reducción de impuestos al trabajo o tasas de contribución.

U. El sistema tributario actual representa una importante fuente de desventaja competitiva.

V. La incertidumbre tributaria desincentiva la inversión, tanto nacional como extranjera.

W. Los malos impuestos pueden ser un problema más grande que los malos ciudadanos en términos de su efecto en la recaudación. Se requieren mejores impuestos, con bases más amplias, sin exenciones (al menos muy pocas) y con tasas que no fomenten la elusión, la evasión y la informalidad.

X. El sistema tributario actual enfrenta varias amenazas a su sostenibilidad.

Y. No es claro que una reforma tributaria tradicional, tipo paquetazo, para impulsar nuevos impuestos sin reformar a los existentes sea viable.

Z. Costa Rica requiere de una reforma fiscal integral y profunda para garantizar la sostenibilidad de sus finanzas públicas.

Si nos ubicamos en el momento actual, hoy, 30 de mayo de 2018, fecha en la que la flamante Ministra de Hacienda, doña Rocío Aguilar Montoya, deberá comparecer frente a los 57 diputados de los distintos partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa para presentar el esperado “Plan de Contención de Gastos” del Gobierno, para ver si es capaz de convencer a los diputados de apoyar  el “paquetazo de impuestos”, mientras que, desde hace varias semanas, diversos grupos de la sociedad civil–desde sindicatos y empresarios hasta la Iglesia Católica y grupos ciudadanos independientes–ya han manifestado abiertamente su oposición a la aprobación, a la fuerza,  del “paquetazo de impuestos” y han convocado a una gran mesa de diálogo nacional para colaborar en el diseño de una solución definitiva para la crisis fiscal costarricense.

Los ciudadanos tenemos muy claro que no podemos permitir que se discutan y aprueben nuevos impuestos sin una verdadera representación que vele por los intereses de la mayoría de los costarricenses, como se ha hecho en el pasado, y, por lo tanto, defendemos la posición de #NoMásImpuestos SIN REPRESENTACIÓN, amparada por el Artículo 9 de nuestra Constitución Política, que, en lo relevante respecto a la participación directa de los ciudadanos, dice:

“ARTÍCULO 9º- El Gobierno de la República es popular, representativo, participativo, alternativo y responsable. Lo ejercen el pueblo y tres Poderes distintos e independientes entre sí. El Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial.”

El problema de las finanzas públicas no es un problema de falta de ingresos, es un problema de que se gasta mucho y se gasta mal y de que, durante el último medio siglo, a espaldas del pueblo, se #PervirtieronLasLeyes para #LegalizarElRobo y regalar el dinero a #TicosConCorona.

Bajo estas circunstancias, como Presidente del Instituto de Desarrollo Empresarial y Acción Social (IDEAS), presento, para consideración de todos los costarricenses, tres propuestas para solucionar la crisis fiscal de Costa Rica:

I. Que el Gobierno proceda, hoy mismo, con base en lo que establece la Ley Nacional de Emergencias y Prevención del Riesgo (Nº 8488) y su Reglamento, a Declarar Emergencia Nacional la Crisis Fiscal, mediante Decreto Ejecutivo, al tratarse de una “calamidad pública” que no pueden ser controlada, manejada o dominada con las medidas ordinarias de que dispone el Gobierno. Esta declaratoria le permitirá gestionar, por la vía de excepción, las acciones y la asignación de los recursos necesarios para atender la emergencia, de conformidad con el Artículo 180 de la Constitución Política. Como parte de la declaratoria de emergencia, dispondrá que el Presupuesto del Estado no crecerá, en términos reales, hasta el fin de la Administración del Presidente Carlos Alvarado Quesada, en mayo de 2022.

 

II. Que se proceda, hoy mismo, a derogar todos los regímenes de #PensionesDeLujo existentes y disponer que todos los trabajadores del Estado pasen al régimen de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), conforme lo exige el Artículo 73 de la Constitución Política.

 

III. Que el Gobierno proceda, hoy mismo, a firmar el Manifiesto de CrowdLaw, para comprometerse a promover la participación de los ciudadanos y actores de la sociedad civil en procesos abiertos, con base en el uso intensivo de datos y las mejores tecnologías disponibles, para co-crear las reformas necesarias para eliminar el 100% del gasto público innecesario relacionado con #ConvencionesColectivasAbusivas, #PrivilegiosInmorales del #EmpleoPúblico y proceder al cierre de programas e instituciones que no se traducen en beneficios reales para los ciudadanos.

 

Si se implementan, hoy mismo, las tres propuestas mencionadas arriba, los costarricenses solucionaríamos, de manera definitiva, la crisis fiscal que nos condena, como sociedad, a la pobreza, al desempleo y al subdesarrollo, SIN NECESIDAD DE MENCIONAR LA PALABRA IMPUESTOS.

¡NO HAY EXCUSAS PARA NO ACTUAR, HOY MISMO, PARA PONERLE FIN A LA CRISIS FISCAL!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *